Los árboles, un ejemplo de convivencia del que podemos aprender

0

Siempre que nos viene a la mente la palabra árbol, nos viene asociada a sombra, tronco, follaje, altura, oxígeno y lo imaginamos solitario, único. Cuando decimos bosque, los visualizamos agrupados, formando comunidades en una gran extensión de terreno.

Los árboles, como las sociedades humanas y de animales, también interactúan con los demás miembros de su comunidad, sean de su mismo tamaño o sean mas pequeños. En las comunidades de árboles, hay sinergia en sus vínculos, porque sus agrupaciones establecen interacciones que van mas allá de simples unidades cercanas. Es así, como los árboles se interconectan por medio de las raíces, y logran distinguir si sus vecinos son de la misma especie o de otra diferente.

Las raíces de los árboles son el Internet del Bosque

En sus vinculaciones, los árboles mantiene el equilibrio de su comunidad, ya que establecen amistad y mediante la igualación de fuerzas, el que tiene mucho cede y el que tiene menos, recibe.  Así, a los ejemplares enfermos el resto les proporciona nutrientes necesarios para sanarlos; también desarrollan un sistema de protección para los mas pequeños, de manera que el espeso follaje de los grandes, regula la entrada de luz solar al interior de la comunidad, de manera que no crezcan demasiado rápido y también les proporcionan azucares y nutrientes a través de las raíces, como madres alimentando a sus bebes.

Disminuir la velocidad de crecimiento es requisito para que los pequeños alcancen una edad avanzada.
Muchos botánicos aseguran que las terminaciones de las raíces de los árboles,poseen estructuras similares al cerebro humano,por lo cual, se infiere que tienen memoria y son capaces de distinguir las diversas temperaturas del bosque a lo largo del año; lo que aun se desconoce, es donde almacenan lo aprendido y como es el mecanismo de acceder a su banco de información.

Las comunidades arbóreas, así como se cuidan entre si, dentro de su comunidad de la misma especie, también pueden avisar cuando se acerca un peligro, emitiendo sustancias odoríferas, lo que hace presumir, que aparte de las terminaciones tipo cerebro, también poseen funciones análogas a nuestro sistema nervioso. Otros investigaciones indican que son capaces de emitir ciertas vibraciones cuando hay poca agua, avisándoles a sus vecinos, que tienen sed.

En el siguiente video puedes ver una explicación animada que te ayudará a entender mucho mejor como es que los Árboles se comunican entre ellos:

No ocurre los mismo en la ciudad y en el Campo

Lamentablemente, las plantas de cultivo han perdido la capacidad de comunicarse e interactuar con los otros miembros de su comunidad. Esta sería la razón por la cual son muy vulnerables a los insectos. También las plantas de la ciudad, por la poda y el trasplantado, han perdido la capacidad de conectarse con sus vecinos, por lo cual, crecen como niños abandonados, sin control ni protección de sus árboles vecinos. La poda también, cuando se retiran parte de las ramas, se reducen áreas para la fotosíntesis y gran parte de las raíces, mueren de hambre.

La próxima vez que pensemos en bosque, pensemos es una comunidad organizada, ejemplo de convivencia donde ademas de filtrar el aire, es todo un espacio donde cada individuo tiene su rol.

 

5/5 (1)

Califica este artículo

Cargando...
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!